Cómo hacer fotos panorámicas increíbles en vacaciones

Cómo hacer fotos panorámicas increíbles en vacaciones

Hay paisajes que bien valen una foto panorámica. Este tipo de imágenes tienen como objetivo cubrir un amplio horizonte. No es fácil conseguir buenos resultados, pero nosotros vamos a enseñarte cómo hacer fotos panorámicas increíbles.

 Cómo hacer fotos panorámicas

Muchas cámaras tienen un modo de fotografía panorámica; de hecho, si tu cámara es moderna casi seguro que lo tiene. El primer consejo es sencillo, si tienes un modo panorámico, úsalo.

Es común que la amplitud del paisaje no permita captarlo todo con un único disparo. En ese caso no queda otra que hacer varias instantáneas y después superponerlas en una sola imagen. Cualquier movimiento puede arruinar la panorámica, así que es bueno contar con un punto de apoyo sólido. Un trípode es la mejor opción para que la cámara permanezca siempre al mismo nivel.

Comienza por montar el trípode en una superficie plana y nivelada. Debes tener un trípode resistente para que no sea empujado por el viento o por el fotógrafo. Ahora hay que ajustar la cámara en modo manual o bloquear la exposición (si la cámara no tiene modo  panorámico, recuerda), lo que evitará que la exposición esté cambiando a medida que se pasa de una imagen a la siguiente. Tras el primer disparo, usa la manija del trípode para mover suavemente la cámara a la siguiente parte de la escena, con cuidado de no mover la cámara verticalmente o en ángulo.

Según muchos expertos, lo mejor es disparar de izquierda a derecha. Empieza en el extremo izquierdo de la imagen y vete moviéndote foto a foto hacia la derecha. Con el nuevo software se pueden hacer varios barridos y después superponerlos para conseguir una imagen óptima.

El software de edición fotográfica puede facilitar el proceso de juntar varias imágenes para hacer una panorámica, pero tampoco hace milagros. Eso significa que puede haber problemas si en la escena hay objetos en movimiento, ya sean coches, personas, animales o incluso ramas movidas por el viento. Si es posible, es una buena idea esperar a que cualquier intruso abandone la escena antes de disparar una foto.

No te olvides de que también se pueden hacer panorámicas verticales. Un ejemplo serían los rascacielos o las cascadas. Los mismos principios se aplican a tiros verticales al igual que imágenes horizontales.

Te animamos a que empieces a hacer fotos panorámicas desde ya. Cuanto más practiques mejor te saldrán, así que ¡ánimo! Déjanos cualquier duda en los comentarios.

Pepitadepepon