¿Cómo se desarrollan los lazos afectivos de tu bebé?

newborn03

 

Lazos afectivos del bebé

Un bebé recién nacido centra su atención en una figura protectora que le hace sentirse seguro, normalmente la madre. Este sentimiento de confianza, amor y aceptación se elabora durante los 6 primeros meses, y es lo que le dará seguridad en la vida.

Los bebés que tienen fuertes lazos afectivos con sus padres son más propensos a confiar en los demás y mantener relaciones en la adultez.

Primeros vínculos

Muchas madres describen el primer encuentro con su bebé como un momento de máxima felicidad, y consiguen iniciar un lazo afectivo al cabo de unas semanas, días o incluso minutos. Pero crear un vínculo puede llevar más tiempo, ya que este es un proceso.

Hay muchas madres que no pueden vincularse al bebé en el momento del parto (bien por un parto agotador, un bebé con problemas, una cesárea, una adopción,…). Estas madres no deben pensar que ha pasado su oportunidad, ya que el vínculo afectivo no es un flechazo, sino una relación que se construye durante meses y años a base de cariño.

Que este proceso se alargue no significa que se esté haciendo algo mal. Mientras se esté pendiente de las necesidades básicas del bebé el lazo afectivo se irá formando poco a poco.

 

 

El aroma

El sentido del olfato juega un papel muy importante en el desarrollo de los lazos afectivos. Esto se debe a que los bebés nacen con un olfato muy desarrollado que les ayuda a identificar el aroma corporal de su madre para poder distinguirla.

Algunas pruebas han demostrado que un bebé responde de forma positiva al aroma del pecho de su madre e ignora a las demás mujeres. De forma similar, una madre con los ojos tapados tiene la capacidad de reconocer a su hijo entre una multitud sólo por el olor.

Este factor es un refuerzo positivo para el vínculo materno-filial que perdura hasta la adultez. Muchos adultos coinciden en que el recuerdo del olor de su madre les genera un sentimiento de calidez y seguridad.

El poder de la voz

Un bebé es muy sensible a la voz de su madre. Cuando las madres acunan a sus bebés, tienden a apoyar su cabeza en el pecho izquierdo. Esto significa que el oído izquierdo del bebé está más pendiente de la voz de su madre cuando le habla o le canta una nana. Y es precisamente este oído el que proporciona información al hemisferio derecho, la parte del cerebro más sensible a la cualidad emocional de los sonidos.

Arraigo

El apego que se genere en los primeros meses dará la seguridad al niño para atreverse a explorar y a relacionarse. Por eso cabe recalcar la importancia de pasar tiempo juntos durante los primeros meses.

Reportajes Fotograficos en Madrid

Reportajes Fotográficos en Pepita de Pepón

Consejos y juegos para potenciar los lazos afectivos con su bebé

Si el proceso del parto se da sin problema es un buen momento para comenzar a desarrollar los vínculos afectivos, puesto que el bebé está muy receptivo al nacer, y el simple hecho de sostenerlo cerca del pecho y mirarlo puede abrir este lazo afectivo-emocional.

A través de juegos y actividades también podemos potenciar la habilidad de reconocer y expresar emociones, sentimientos y la interacción con las personas que rodean al bebé para socializarlo y establecer los lazos afectivos.

  • Amamantar/ dar el biberón. El bebé se apegará a su olor y tacto durante su alimentación.
  • Sostenerle, especialmente piel con piel.
  • Responderle cuando llore.
  • Jugar con él.
  • Leerle libros o historias. Aunque todavía no los comprenda, hará que se acostumbre a su voz.
  • Toma a tu bebé en brazos y mímalo. Puedes cantarle mientras lo meces o incluso bailar.
  • Habla constantemente con él, llama su atención y sobretodo sonríele mucho.
  • Preséntale a nuevas personas. Las nuevas relaciones le harán más extrovertido.
  • Motiva al bebé por medio de abrazos, palabras amorosas o cosquillas cuando obtenga logros o haga algo bueno.

Pepitadepepon